Otros 6 libros que nunca olvidaré

El número seis no me gusta tanto como el ocho, pero qué se le va a hacer… Hace tiempo escribí sobre los ocho libros que nunca olvidaría y he pensado que, como me había dejado demasiadas novelas, la entrada merecía una segunda parte. Como no podía ser de otra forma, ahí va una buena dosis de literatura fantástica:

Alas de fuego y Alas negras de Laura Gallego

No mucho después de leer Memorias de Idhún, decidí embarcarme de nuevo en una historia de un mundo fantástico medieval, esperando una historia parecida. Pero esta bilogía de Laura Gallego no tiene el mismo tono que Memorias de Idhún. ¿Hay algo más cruel e inhumano que cortar las alas a un ángel?

AlasNegrasLauraGallego.jpgY eso es lo que casi le ocurre a Ahriel cuando es traicionada por la joven reina a la que debe proteger, siendo encerrada con las alas encadenadas en el mundo de Gorlian, una prisión primitiva y violenta de la que nadie ha conseguido escapar. Relegada a vivir como una humana, Ahriel deberá sobrevivir en un territorio hostil donde la mayoría de sus habitantes se han rendido a sus instintos más bajos.

Con sus más y sus menos, Laura Gallego es una de las escritoras más importantes de nuestra lengua. Muchos de sus libros han servido de atrapalectores para los más jóvenes y eso es algo que se debe preciar por encima de todo. Me va a resultar tan difícil olvidar Alas negras y Alas de fuego de la autora valenciana como Memorias de Idhún.


Juego de tronos de G.R.R. Martin

Recuerdo cuando mi tío me habló por primera vez de esta saga. En mi cabeza, Juego de tronos era Juego de Tronos, porque, antes de leer la novela, las guerras de Poniente tenían su origen en un dios llamado Tronos para mí. ¿Por qué? Qué sé yo, es lo que me imaginé cuando escuché que había una saga de fantasía súper molona.

JuegoDeTronos.jpgIgual que con La morada, de la que hablaba en la primera entrada, también empecé Juego de tronos en el pueblo, aunque ya era más mayor y la casa con el suelo de tablas de madera (no te puedes imaginar lo que aquello crujía) no me parecía un territorio hostil. De hecho, ir allí de vacaciones era como viajar a otro mundo. En serio, algo mágico. Desconexión total.

Cuando llegué aquella tarde, ya tenía mi regalo esperando en la cama, así que en cuanto terminé de cenar, me puse a leer el comienzo que Martin tenía que contarme. Aquel prólogo en el que tres hombres de la Guardia de la Noche descubren los horrores que habitan Más allá del Muro me hizo salir a la calle a pasar un rato con mis amigos con una sonrisa de oreja a oreja.

Esta saga de fantasía bautizada como Canción de hielo y fuego volvió a significar un antes y un después en mi vida como escritor, como ya me había ocurrido con las novelas de Laura Gallego. Las intrigas palaciegas, los personajes tan bien cuidados, las rencillas entre las familias nobles y el temor de las guerras que se avecinaban fueron suficiente para que le pasara el libro a mi padre y lo enganchara a la saga, la forma más fácil de hacerme rápido con los primeros cuatro volúmenes.

AguasNegras.jpg

Ilustración de Enrique Corominas

Así que cómo iba a olvidarlo. Además, la HBO ya ha hecho que eso sea casi imposible. Solo pido que Martin ponga el punto final a esta saga algún día.


El último deseo de Andrzej Sapkowski

Pensarás que soy muy pesado, pero antes de juzgarme vamos a contemplar la posibilidad de que detrás de todo esto haya una explicación psicológica para que tantos de los libros que me han marcado los leyera (o al menos empezara) en el pueblo cuando no puedo ir mucho por allí.

ElUltimoDeseoUnos meses antes de descubrir Juego de tronos, vi en la revista del Círculo de mi madre una saga de la que no había oído hablar hasta entonces. El argumento describía la profesión sucia y turbulenta de los brujos, cazadores de monstruos armados con dos espadas, acero para los humanos y plata para las bestias.

No te voy a engañar. Me encapriché de aquella colección. Quizá porque mi madre me dijo por aquel entonces que no, que era una suscripción y no iba a tener un libro nuevo cada mes. Para algo están las bibliotecas o algo por estilo me diría. Pero donde vivíamos no tenían estos libros, así que cuando llegó Navidad, me llevé una buena sorpresa. Y cómo no, en el pueblo. Eso sí, mi madre se encargó de dosificarme la saga y que se me pusieran los dientes largos entre espera y espera.

Yennefer.jpg

Yennefer de Vengerberg por Shalizeh

Y así leí El último deseo, la novela que años después, tras varias lecturas más, se convertiría en una de mis favoritas. El inicio de la saga de Sapkowski junto con La espada del destino nos muestra un universo de fantasía oscura inspirado en el folclore europeo. La cara más sombría de los hechiceros, los elfos y los enanos se entremezcla con la política y las heridas de la guerra en un mundo donde la hipocresía, el racismo y la corrupción reflejan los males de nuestra sociedad.

¿Cómo podría olvidar a Geralt, Yennefer, Ciri o Jaskier?


La verdad sobre el caso Harry Quebert de Joël Dicker

Poco después me encontré con La verdad sobre el caso Harry Quebert, libro que creo que tendría el efecto contrario a El último deseo con una relectura, así que prefiero no empañar las sensaciones que me transmitió y quedarme con un buen recuerdo de la novela de Joël Dicker.

HarryQuebert.jpgLa verdad sobre el caso Harry Quebert relata la historia del exitoso escritor Marcus Goldman, que, cuando descubre que han hallado el cadáver de Nola Kellergan enterrado en el jardín de su mentor, Harry Quebert, comienza a investigar por su propia cuenta para demostrar la inocencia del hombre que le ayudó a llegar a la cima.

Pero no fue la investigación del asesinato de Nola Kellergan lo que me impide olvidar esta novela. Fueron las esperanzas que me hicieron revivir el sueño por convertirme en escritor. La vida que narraba Joël Dicker en aquel pequeño pueblo de New Hampshire y el recorrido de Marcus Goldman para alcanzar el éxito me impulsaron de nuevo en la escritura de la novela en la que trabajaba por aquel entonces.


Los Juegos del Hambre de Suzanne Collins

Los Juegos del Hambre es una de esas novelas que ahora tacharía de literatura juvenil comercial y no la añadiría al montón de pendientes, pero hace unos años la historia de Katniss Everdeen me encantó. Fue de esos libros con los que tuve la sensación de transportarme realmente a otro mundo y, aunque no me convencieran ni el final ni el resto de la trilogía, no me cansaba de leer esta primera parte.

LosJuegosDelHambre.jpgY por muchos detractores que tenga, es innegable reconocer que algo hace bien, porque hasta mi primo se leyó este libro en unos días (aunque desde entonces no sé si habrá vuelto a tocar alguno fuera de la vida académica). Y conseguir que la gente lea no es negativo. Al menos la mayoría de las veces.

La distopía juvenil de Suzanne Collins nos presenta un país dividido en distritos donde cada año, entre un puñado de jóvenes, se celebran los Juegos del Hambre, una competición en la que solo puede haber un ganador. Y ganar significa ser el único que ha sobrevivido, así que vivir la experiencia a través de los ojos de Katniss es más que emocionante.


Y eso es todo. ¿Cuáles son los libros que nunca olvidarías? ¿Coinciden algunos de mi lista con los de la tuya? ¡Pónmelo aquí abajo en los comentarios y comparte si te ha gustado!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s